free counters

FEBRERO DE 2015 - DISCO DEL MES:
VARATHRON - UNTRODDEN CORRIDORS OF HADES (2014)


 Fue toda una sorpresa enterarme, con un ligero retraso, de que Varathron sacaron nuevo disco el pasado mes de noviembre. A pesar de ser uno de mis grupos favoritos de la escena griega, no les seguía la pista desde que oí su disco de 2004, Crowsreign, que me decepcionó un poco, y ni siquiera había escuchado el que sacaron en 2009, Stygian Forces of Scorn. Esta vez sí me animé a abordar la novedad, que el propio sello ha subido a YouTube en versión íntegra -todo un detalle- y el resultado fue inmensamente positivo, tanto que decidí pedir el disco en edición especial (no tanto por la tontería como por el cedé extra) directamente al sello, con camiseta incluida, que exhibe la impresionante portada creada por el polifacético Mark Riddick. Debo puntualizar que el disco debut de Varathron, His Majesty at the Swamp (1993), es uno de los álbumes de black metal que más me gustan de todos los tiempos, lo que da una idea de hasta qué punto este grupo es especial para mí. Poder comprar alguno de sus discos, que nunca he visto en oferta en catálogos ni stands (salvo el recopilatorio Genesis of Apocryphal Desire, que figura en mi haber desde hace años), ha sido un deseo no satisfecho durante mucho tiempo, razón por la cual no me lo pensé demasiado antes de efectuar el pedido. Sigo con la idea de hacerme con alguno de sus primeros discos cuando sea posible, pero lo cierto es que este último ha estado a la altura de las mejores expectativas.


Varathron - Untrodden Corridors of Hades (Agonia Records, 2014)


 Con Untrodden Corridors of Hades, Varathron nos presenta un trabajo que se imbuye de modernidad sin traicionar sus orígenes (frase hecha recurrente que en este caso no deja de ser cierta), y suena a viejo y a nuevo al mismo tiempo, en un complejo equilibrio que da testimonio de una evolución muy bien llevada. Comparado con su excelente álbum anterior, que también he escuchado recientemente, más anclado en su fórmula tradicional derivada de un proto-black metal pesado y contundente, este disco suena más melódico y pausado, más variado y mucho más abierto a la hora de esbozar estructuras menos convencionales que le otorgan una gran riqueza en cuanto a la musicalidad. En este último aspecto, se notan los beneficios que ha supuesto para el grupo el mantener una formación estable desde hace ya una década, después de haber sufrido un ir y venir constante de músicos durante casi toda su trayectoria, contando a día de hoy con unas guitarras hábiles y certeras y una sección rítmica potente, en lugar de la batería programada a la que tuvo que recurrir en más de una ocasión. Las canciones son largas y densas, con numerosos cambios y partes bien distintas que no obstante mantienen un tronco central bien reconocible y coherente que les da entidad. Las letras hablan de mundos de fantasía y de terror, plagadas de misticismo, magia y de un aroma antiguo (incluyendo hasta un poema de Walter Scott musicado), en perfecta consonancia con la atmósfera solemne y arcana creada por la música, todo un viaje a un universo atemporal y mítico como sólo sabe engendrar el mejor black metal.



 Hemos dicho previamente que este disco tiene un aire de modernidad, lo que en el metal suele ser, al menos a juicio de este cronista, una característica más bien negativa, pero por fortuna no es este el caso. No sólo son las técnicas depuradas de grabación, con una nitidez en los instrumentos sobre la cual se funden las voces y unos sutiles teclados de fondo en un todo compacto y equilibrado, sino que la propia estructura de los temas no tiene miedo a abandonar los corsés clásicos del género para abrazar sonidos que de primeras remiten a otros palos del metal o el rock, revelando paulatinamente su fidelidad a la visión trágica y épica que subyace al verdadero metal. De esta forma, Varathron consigue rejuvenecer su sonido sin modificar su esencia, presentando temas nuevos que no desmerecen a los antiguos ni tampoco se limitan a copiarlos, verdadera piedra filosofal que todo grupo veterano remueve cielo y tierra por encontrar. Ampliando su repertorio, entronca con su pasado para seguir siendo relevante, tres décadas después de sus primeros pasos, con toda su carga de imaginación y fantasía intactas para seguir haciendo soñar a los mortales por los lustros a venir. Esto es exactamente lo que cabía esperar de unos grandes como Varathron, y comprobar que lo han logrado es motivo de júbilo para todos los seguidores del género.


Belisario, febrero de 2015





Belisario 2015

© fotos de sus respectivos autores y/o dueños de los derechos

(material encontrado libremente en la red y reproducido sin ánimo de lucro)