free counters

OCTUBRE DE 2016 - DISCO DEL MES:
INFAMOUS - TEMPESTA (2015)


Infamous - Tempesta (Eremita Produzioni, 2015)


 En esta nueva reseña mensual me gustaría compartir un reciente hallazgo con el que ando entusiasmado desde hace unas semanas. Uno acostumbra a leer sobre grupos que desconoce hasta que, llegado el momento, consigue escuchar algo suyo y, en el mejor de los casos, las expectativas se quedan enormemente cortas con respecto a la calidad del material que acaba de descubrir. Esto es lo que me ha ocurrido con la formación italiana Infamous, cuya existencia me constaba desde hace meses, pero cuya música todavía no había tenido ocasión de conocer de primera mano. Esta one-man-band radicada en Cerdeña, a priori un lugar poco proclive para el cultivo del metal, ha emergido en los últimos años como serio pretendiente al trono del black metal más crudo y auténtico. Con tres discos completos en su haber y multitud de publicaciones menores desde que dio comienzo a su actividad hace escasos siete años, el hombre que maneja todos los hilos, embozado bajo las siglas S.A., ha pasado de sacar su primer trabajo en un modesto sello italiano a autoeditar él mismo el más reciente, con tan sólo 100 ejemplares grabados en CD-R, toda una declaración de intenciones anticomerciales. Este detalle podría resultar trivial, porque no es ni mucho menos la primera vez que un grupo poco conocido opta por la microedición, pero adquiere toda su dimensión cuando advertimos que la música es magnífica y aun así se resiste siquiera a cubrir gastos de grabación o distribución mediante una tirada moderada en cualquier discográfica underground. Con un estilo minimalista en la encrucijada entre el black metal, el hardcore y el punk oi!, esta formación cautiva por sus melodías emotivas y pasión desbordante.



 La música de Tempesta parte de una rudimentaria base de black metal áspero y agresivo, a la que se suma una vocación melódica sin complejos con alto contenido emocional, que nunca desborda en lo edulcorado gracias a la fiereza del conjunto. Las estructuras son muy sencillas, basadas en la repetición y contraposición de varios riffs, pero éstos son tan buenos que consiguen hacer brillar con luz propia cada una de las canciones. Algunas transiciones son excesivamente bruscas, casi violentas, pero el discurrir de la música es tan cadencioso que esos puntos aislados no consiguen distorsionar la solidez de la armonía. Las voces son correctas y más bien discretas, pero la sencilla percusión sí destaca por marcar ritmos más propios de la música RAC y skinhead que del black metal al uso, variando lo suficiente en su velocidad como para garantizar una diversidad considerable. Sus patrones briosos y enérgicos aportan un matiz alegre, casi festivo, que se contrapone con la belleza desgarrada y melancólica de muchos de los riffs, creando un panorama a un tiempo trágico y soleado, muy acorde con las costas del Mediterráneo que rodean la isla de la que procede el grupo. El estilo es profundamente conservador, sin albergar ninguna sorpresa en cuanto a la forma, pero dejando claro que el creador se siente a gusto dentro del subgénero y su intención no es aventurarse en ningún tipo de innovación, sino servirse de fórmulas asentadas y reconocidas para expresar la visión que le es propia. Esta simplicidad de los recursos redunda en una liviandad general que favorece escuchas múltiples y reiteradas, además de convencer y enganchar desde el primer momento. Aunque la referencia principal probablemente sea Darkthrone, pasado por el tamiz de una serie de grupos finlandeses más o menos recientes, hay algo en los riffs que recuerda un poco a grupos como Drudkh, pero sin llegar a ser algo realmente “atmosférico” tal y como se suele entender el término. Se trata de una intención ambiental velada, poco convencional, que en su ligereza y equilibrio con la agresividad dominante trae a la mente propuestas tan singulares como la de Ildjarn. Como ocurre en la música de esta otra one-man-band, en Infamous no hay tanta melancolía como poder y rabia oscura concentradas en algún lugar recóndito de la psique humana, aquella que conecta con el mundo natural más salvaje y caótico. Pero lo que en Ildjarn remitía al bosque, las montañas y los oscuros otoños del Norte de Europa aquí apunta a un paisaje luminoso y efervescente, en línea con un espíritu latino que se hace patente en la emotividad desacomplejada de las canciones.



 Tempesta es intensamente pasional, sí, pero carecería de buena parte de su relevancia si se limitara a expresar emociones sin un mensaje claro que las dirija o sustente. La inspiración en este caso no proviene de determinados estados de ánimo, sino de la visión negativa del mundo moderno que caracteriza al artista y de su violenta oposición al mismo, empleando el black metal como medio de expresión al considerar que dicho género es, según afirmó en una entrevista inmediatamente previa a la publicación de este disco, “un arma contra la debilidad, una iluminación espiritual, y el martillo que aplasta este mundo de gusanos y mercaderes repugnantes”. En esa línea, uno de los temas, cantados todos ellos en su idioma nacional, como corresponde al metal más auténtico, tiene por título “Sangue e suolo”, lo que remite a un concepto político inequívoco (Blut und Boden), pero en el contexto se utiliza más como evocación que como verdadera propaganda. Al igual que muchos otros grupos de black metal, Infamous se revuelve contra lo que concibe como la modernidad decadente, y aboga por un retorno a valores más nobles y a una veneración de la naturaleza. Más que como propuesta política concreta, esto puede entenderse en relación a la vanidad, la vacuidad y la omnipresente mercantilización imperantes en las sociedades contemporáneas, probablemente los aspectos negativos más característicos de la civilización moderna. El grupo se posiciona como antagonista a todo ello, no solamente en su mensaje, sino también en la forma de distribuir su música, negándose a hacer dinero con ella aun a sabiendas de que será escuchada gratuitamente por Internet, una postura de lo más íntegra y loable. Por su estilo e idiosincrasia, este grupo es lo que Mgła podría haber sido si después de sus destacables epés no hubiera optado por el camino fácil de la simplificación en pos de una fama estéril. Infamous en cambio ha escogido la vía del arte sin compromisos, y eso hace que su música, además de ser sobresaliente per se, irradie una veracidad y una determinación difíciles de igualar. A un servidor acostumbrado a ver grupos mediocres que no llegan lejos, grupos con talento que se dejan embaucar por el negocio o viejas glorias que regurgitan una y otra vez la misma versión edulcorada de su antigua y lejana originalidad, un disco como Tempesta le resulta una verdadera anomalía, y al mismo tiempo toda una revelación.


Belisario, noviembre de 2016





Belisario 2016

© fotos de sus respectivos autores y/o dueños de los derechos

(material encontrado libremente en la red y reproducido sin ánimo de lucro)